Geotérmica

La energía geotérmica es la que se obtiene del subsuelo. Se basa en aprovechar la capacidad de la tierra en almacenar y ceder gran cantidad de calor, manteniendo esta temperatura, a partir de pocos metros, casi constante durante todo el año.

La energía geotérmica se basa en el intercambio de calor/frío, mediante un intercambiador de fluido hidráulico, de la energía en forma de calor que absorbe la tierra y que proviene del sol. La masa de la Tierra hace que esta temperatura, a pocos metros de profundidad, se mantenga de forma practicamente constante durante todo el año y según características del terreno y de la radiación solar de la zona.

Es una energía económica porque con un solo aparato, bomba de calor, podemos producir calefacción, agua caliente sanitaria o refrigerar toda una vivienda. En hacer esta transformación hay un gran  ahorro frente a los  combustibles fósiles.

Es limpia porque no produce ningún tipo de contaminación por combustión y ecológica porque aprovecha una fuente inagotable de energía natural de la misma tierra.

Y cumple con la normativa en materia de eficiencia energética.